Camino a la MiM Penyagolosa

Poco a poco las piernas van respondiendo. Ahora los dolores son de falta de entreno. Me quedan dos semanas para ponerme a la altura de una carrera como la MiM, esta vez será un entreno suave.

He salido a correr con la familia, trozos a trote y trozos a full. Las piernas empiezan a funcionar bien, los soleos ya no tiran tanto y las articulaciones aguantan los impactos. Tengo buenas sensaciones, ahora solo falta entrenar volumen y planificar la MiM, bajo mínimos pero con la certeza de que la voy a terminar 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *