Ostión por Collserola

Hoy ha sido uno de esos días que recibes señales por todos sitios y ni caso hasta recibir la última :O

Me levanto a las 5 de la mañana listo para cumplir mi reto pendiente: ir de casa al curro (o a la inversa) pero por montaña. Hoy he escogido ir del curro a casa, así mañana podría ir corriendo al curro. Al final de la carrera me doy cuenta que hoy debería haber sido el día de descanso XD. Si es que el destino envía señales y nosotros pasamos olímpicamente. Luego pasa lo que pasa…

  • Primer aviso, voy más lento que de costumbre preparando las cosas, y eso que me da la sensación de ir súper rápido.
  • Segundo aviso, llego al parking y me quedo atrapado sin salida dentro del recinto dónde trabajo. Aprendo que en Domingo se puede llamar al guardia de seguridad y solo hay un sitio por el que salir.
  • Tercer aviso, las piernas me pesan más de lo normal. Creo que es por culpa del frío.
  • Cuarto aviso, traspiés al llegar a una cima. Ahí me doy cuenta que el suelo está helado y confirmo que el frío es el que no me deja correr bien.
  • Quinto aviso, el móvil está al 60% de batería y se apaga. ¡Al 60%! Se acabaron podcast y música. La vuelta será pesada, así se vuelven mis piernas.

El destino se cansa y ya no me manda más avisos. El ostión que me pego es para grabarlo XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *