Mi alimentación en los entrenos largos

Soy una persona de hábitos. Creo que los hábitos generan la excelencia y además ayudan a no pensar. Pensar significa gastar energía, concentrarse en una cosa mientras se desatienden otras, dedicar toda la atención y recursos que se podrían dedicar a otro asunto. Y en una carrera cuanto menos tenga que pensar en ciertas cosas mejor.

Una de ellas es la alimentación. En lo menos que me quiero preocupar es en lo que tengo que comer y cuándo tengo que comerlo, asunto muy importante a tener resuelto mucho antes de correr.

Para mi es un aspecto esencial que he procurado tener listo siempre, mucho antes de las carreras y que practico cada vez que hago entrenos. En una carrera no se puede pensar en qué gel se va a tomar, en qué barrita energética elegir de los tres tipos que se llevan en la mochila o si voy a tomar isotónico antes o después de cada ingesta. Cualquier error puede suponer cargarla estrepitosamente y no poder terminar.

Por eso mi fórmula en los entrenamientos largos, en aquellos de más de una hora y que se asemejan a una carrera, siempre tomo lo mismo. De esta forma estoy preparado y desvío la atención a otras cosas:

  • Cada 40 minutos una cápsula de sales con agua. Las sales son aquellas cosas que hacen la diferencia entre llegar vivo o arrastrarse a la meta. Tomarlas no parecen hacer efecto alguno pero son esenciales para evitar calambres, rampas, malestares y molestias musculares. Son la parte más esencial y que normalmente no se le da la suficiente atención. En un inicio empecé probando las cápsulas de sales de 226ers y ahora estoy tirando de las Vitaldrink Salts+ de InfiSport, mucho más baratas e igual de efectivas. Con esto, los entrenamientos y las carreras son de calidad.
  • Cada 50/55 minutos una ingesta. Un poco después de haber tomado las sales empiezo a comer. La primera ingesta siempre la tomo sólida, con una barrita 226ers de base de dátiles o de base de patata. A veces tanto dulce en una carrera me empalaga un poco. Y digo dulce ya que después de tener una base sólida empiezo con los geles energéticos. A lo largo de la carrera tomo geles neutros, que me aporten energía para cada 50 minutos tener que tomar otro. Cuando digo neutros me refiero a que no tienen cafeína. A mi me gustan los geles 226ers de mango, aunque hay otros sabores como el clásico de limón. Si me tomo un gel de cafeína lo hago en el último tramo para que me de un plus de empuje tras toda la carga de la carrera -esto de la cafeína no lo hago en los entrenos-.
Ahora estoy probando otro tipo de ingesta, quizás más sana, pero sí más barata y que me ha sorprendido muchísimo la cantidad de energía que me da. En los entrenos solo tomo barritas o geles cuando pruebo productos nuevos, para ver su efecto y sobretodo acostumbrar mi cuerpo. En cuanto tengo un poco más de sensaciones publicaré cuál es mi nuevo soporte energético 🙂
Fuente imagen: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Datils_(4407416880).jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *